Para explicarlo de manera sencilla, la deportación o expulsión de una persona de un país, se aplica a toda persona extranjera que no haya cumplido con las leyes de ese país. Y Estados Unidos no escapa a esta realidad. Pero… ¿Cómo saber si tengo orden de deportación? Pues aquí lo veremos.

Una persona extranjera que viva en los Estados Unidos, puede sufrir de una deportación si hizo caso omiso a alguna notificación de presentarse a una corte de inmigración. Este es el caso más común.

A veces el sujeto en cuestión no se presenta por miedo, o simplemente porque la notificación nunca le llegó. Y el Juez, está capacitado para dictar una deportación “in absentia”.

¿Cómo saber si tengo orden de deportación?

Cómo saber si tengo orden de deportación

Para verificar si el Juez de Inmigración emitió una orden de expulsión en tu contra, puedes llamar a la línea de servicio al cliente de la Corte de Inmigración al 1-800-898-7180, si te encuentras en los Estados Unidos, y sigue las indicaciones electrónicas.

Esta llamada puedes hacerla de forma anónima y es totalmente gratuita. Y solo debes seguir las instrucciones del sistema automatizado.

¿Qué consecuencias tiene una deportación?

Qué consecuencias tiene una deportación

Las deportaciones aumentan significativamente el miedo y la incertidumbre entre las familias inmigrantes y tienen un amplio impacto negativo en su salud y bienestar.

Cuando un miembro de la familia es detenido o deportado, las familias inmigrantes a menudo enfrentan dificultades financieras, consecuencias de salud física y emocional y nuevos temores de participar en programas públicos.

No hay que ser un genio para entender los impactos directos de la detención y deportación en las finanzas familiares, la salud y el bienestar.

Dificultades financieras repentinas y severas

Al existir la deportación de la cabeza del grupo familiar, las familias se quedan luchando para pagar sus facturas y muchas tienen problemas para poner comida en la mesa.

Muchas familias en estas condiciones, informan que tuvieron problemas para comprar alimentos suficientes debido a la pérdida de ingresos de sus familiares, y algunos adultos pasaban hambre para que sus hijos pudieran comer.

Varios también enfrentaron situaciones inestables de vivienda y estaban preocupados por cómo iban a pagar el alquiler del próximo mes. Aunque los adultos restantes buscaron aumentar las horas de trabajo para compensar la pérdida de ingresos, muchos no tenían cuidado de niños para cubrir el aumento de horas.

Interrupción de las rutinas y relaciones de los niños

Los niños pasan más tiempo encerrados y participan en menos actividades porque los adultos restantes están trabajando todo el tiempo y / o tienen más miedo de pasar tiempo afuera.

Algunas familias han informado que los niños se enojaban o resentían porque los adultos trabajaban todo el tiempo. Las familias también notaron que algunos padres tienen menos paciencia con sus hijos debido al aumento del trabajo y el estrés.

En algunas familias, los niños mayores aceptaron trabajos o desempeñaron funciones más importantes en el cuidado de los hermanos.

Estrés extremo, ansiedad y depresión

Casi todas las familias en esta situación, parecen experimentar síntomas de depresión. Los miembros describen sentir una tristeza extrema y, en algunos casos, desesperación.

Algunos incluso han dicho tener pensamientos suicidas. Muchos informaron problemas para comer y dormir, así como dolores de estómago y de cabeza.

Varios dicen que las condiciones crónicas como la diabetes y la hipertensión han empeorado debido al aumento del estrés y la ansiedad. El trauma emocional de estar separado de su familiar a veces agrava el trauma previo que las personas experimentaron en sus países de origen o durante su viaje a los Estados Unidos.

Disminución abrupta en el rendimiento escolar

Las familias en esta situación han dicho que los niños tenían más dificultades para prestar atención en la escuela debido al estrés y las preocupaciones, así como a los problemas para dormir.

Un educador señaló que, fisiológicamente, es más difícil para los niños aprender porque no pueden acceder al área correcta de su cerebro cuando están en un estado de estrés y experimentan un trauma.

Los maestros pasan más tiempo enfocados en tranquilizar y calmar a los estudiantes, lo que les quita el tiempo dedicado a lo académico.

Miedo a acceder a programas públicos

Estas familias tienen cada vez más miedo a participar en programas de salud, nutrición y otros. Estas familias temen que el acceso a los servicios pudiera poner en peligro las posibilidades de que su familiar detenido o deportado fuera liberado.

También temen que esto les impida obtener un estatus legal o ciudadanía en el futuro.

Como tal, muchos no participan en la asistencia alimentaria u otros programas, a pesar de que tienen problemas para pagar los alimentos y sus hijos nacidos en los Estados Unidos califican para ellos.

Brechas en apoyo y recursos

A pesar de las importantes necesidades de salud mental, la mayoría de las familias no reciben atención de salud mental. Las familias señalan la falta de cobertura entre los adultos, la disponibilidad limitada de proveedores, y el estigma asociado con la atención de salud mental dentro de la comunidad.

Los maestros y las escuelas sirven como un vínculo importante para la consejería para algunas familias. Sin embargo, las escuelas no tienen los recursos para satisfacer las crecientes necesidades.

Miedo e incertidumbre por el futuro

Muchas familias se sienten atrapadas sin buenas opciones y aprensivas por su futuro. Muchos de sus miembros no están seguros de su futuro y no saben si permanecer en Estados Unidos.

Para algunos, regresar a su país de origen no es una opción porque sería demasiado peligroso.

¿Cuánto tiempo tarda una orden de deportación?

Cuánto tiempo tarda una orden de deportación

Dependiendo de la razón por la que se te ordenó la deportación, tendrás que esperar un tiempo determinado antes de intentar regresar.

Si se ordenó tu deportación de los Estados Unidos, debes permanecer fuera del país durante cinco, diez o 20 años. Incluso es posible que no se te permita regresar al país en absoluto.

Prohibición de cinco años: si fuiste expulsado o deportado sumariamente al llegar a un puerto de entrada de los Estados Unidos porque se te declaró inadmisible, o si viniste al país y te colocaron en proceso de deportación y luego deportado, no eres elegible para regresar a los Estados Unidos por cinco años.

La prohibición de cinco años también se aplica si no te presentaste a tu audiencia de deportación en los Estados Unidos.

Prohibición de diez años: si un juez de instrucción emitió una orden de expulsión al final de tu audiencia de expulsión en la Corte de inmigración, es posible que no puedas regresar durante diez años después de tu expulsión o partida.

Prohibición de veinte años: si fuiste condenado por un delito grave con agravantes o recibiste más de una orden de expulsión, tienes prohibido regresar al país durante 20 años.

Y si ingresaste sin permiso después de haber sido expulsado, o volviste a ingresar ilegalmente a los Estados Unidos después de haber estado anteriormente en el país ilegalmente durante más de un año, te prohibirán ingresar a los Estados Unidos durante 20 años o permanentemente.

¿Cómo se puede quitar una orden de deportación?

Cómo se puede quitar una orden de deportación

Si no estás seguro de si un juez de inmigración emitió una orden de expulsión en tu contra, toma las medidas necesarias para averiguarlo.

Esto es particularmente importante si alguna vez te dijeron que fueras a la corte de inmigración, pero no sabes o no puedes recordar si fuiste, o qué pasó allí.

Algunas de las posibilidades incluyen que el Juez de Inmigración:

Si tu deportación fue realizada por no presentarte a la audiencia, puedes apelar para quitar tu orden de deportación y reabrir el caso. De este modo se suspende la deportación y podrás mostrar tus alegatos.

Si tus alegatos no son lo suficientemente fuertes para revocar la deportación, serás detenido y deportado de manera inmediata.

Si se te concedió la salida voluntaria, pero no te fuiste en la fecha señalada, la salida voluntaria se convertirá automáticamente en una orden de expulsión.

¿Qué pasará con las personas que tienen orden de deportación?

Si no has sido detenido, puedes salir del país de forma voluntaria. Otra opción es presentarte ante el Juez de Inmigración para exponer el caso y solicitar la apelación. Para esto, debes ir acompañado de un buen abogado.

Las apelaciones de deportaciones no son comunes, y por lo general, el sujeto en cuestión queda detenido hasta tanto exista un fallo.

Si se ordenó que te expulsaran de los Estados Unidos, hay opciones limitadas que podrían permitirte regresar legalmente. Recuerda el motivo de tu expulsión y trabaja por resolver eso.

Puedes intentar regresar a vivir al país con una visa de inmigrante o una tarjeta verde, a través del patrocinio de un empleador o un miembro de la familia. También puedes calificar para una visa de no inmigrante, como una visa de turista o una visa de estudiante.

Sin embargo, para hacer cualquiera de estos, deberás solicitar una exención que podría “perdonar” tu orden de expulsión anterior.

Sin embargo, si tienes una prohibición de 20 años en tu contra, debes esperar hasta que hayas estado fuera del país durante al menos diez años antes de solicitar una exención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *